ALBERTO DE BLOBS

Alberto trabaja ensalzando el
tridimensional, utilizando las variables de la representación escénica para una lectura escultórica de la pintura,  estableciendo asimismo en la forma el punto central de su investigación.

Sus últimos trabajos han sido expuestos en prestigiosas galerías e instituciones como el museo Caixaforum de Barcelona, Galería Senda, Instituto Cervantes de Roma, etc. Sus obras, además, hacen parte de colecciones particulares como la de la Fundació Cuixart.
Pintor, ilustrador y creador multidisciplinar, es uno de los artistas más activos en el contexto del arte urbano Catalán. Sus obras, que exploran el potencial narrativo de la pintura contemporánea, incluyen múltiples referencias tanto al expresionismo abstracto español como al Art Brut catalán y se caracterizan por su capacidad de transformar profundamente los espacios en los que se insertan.

El artista se reconoce por su capacidad de servirse de las formas para crear juegos visuales en un lenguaje que funde la escultura con el arte abstracto. Alberto Orduña trabaja ensalzando el tridimensional, utilizando las variables de la representación escénica para una lectura escultórica de la pintura, estableciendo asimismo en la forma el punto central de su investigación.

Fusionando todo tipo de influencias, géneros y estilos, Alberto forjó una brillante perspectiva de la creatividad que se presenta a través de su búsqueda de nuevas experiencias. Esta realidad recién hecha escapa a todas las convenciones y se libera de enlaces a cualquier tendencia estética particular.

Nacido en tiempos y entornos tumultuosos, Alberto de Blobs siempre ha mantenido un enfoque agresivo, arriesgado e innovador en su obra de arte. Siempre asegurándose de dejar espacio para nuevos valores, continuó creciendo y desarrollando su creatividad de varias maneras. Desde los años 90, Alberto ha sido un ambicioso escritor de Graffiti, pintando sus obras en las paredes de Barcelona y forjando su propio estilo durante los años. En 1994, el prolífico escritor de Graffiti hizo su debut con primeros murales, y a la edad de 18 años comenzó a trabajar de forma independiente como pintor y decorador artístico. Con el tiempo, el prolífico artista Catalán conoció a otros artistas y comenzó a elevar su trabajo a un nivel completamente nuevo, realizó varias colaboraciones artísticas a través de las cuales expandió sus horizontes creativos.

Algunas de sus Obras